El análisis del SmartWatch Pebble

Por cacharros / hace 1 año / 0 Comentarios ».

Hablemos del Pebble, el primer smartwatch producto del crowdfunding a través de la plataforma Kickstarter, es uno de los relojes inteligentes más conocidos hasta la fecha, desde muchísimo antes de su lanzamiento al mercado, de hecho. Antes de entrar en materia, permitidme que os explique un poco acerca de éste reloj:

Supongo que muchos sabréis lo que es el crowdfunding, pero para aquellos que todavía desconozcan este tipo de práctica, les diré que se trata de financiación colectiva, si tú tienes un proyecto en desarrollo o una idea, pero desgraciadamente no tienes los fondos necesarios para lanzarla, o siquiera llevarla a cabo, existen varias plataformas como Kickstater, donde tú puedes explicar y exponer tu idea sobre la mesa, y si a la gente la interesa, cada uno aportará su granito de arena para hacer realidad esa idea tuya, normalmente a cambio de algún tipo de beneficio extra por haber hecho este “micro mecenazgo”.

SmartWatch Pebble

Éste fue el caso de Eric Migicovsky, que publicó su idea en Kickstarter, y ha sido hasta la fecha el proyecto en el que más dinero se ha recaudado de esta forma, casi 69.000 personas decidieron dar su apoyo al Pebble, y no es de extrañar que a día de hoy, sea tan famoso, después de toda la publicidad que se le ha dado en los medios especializados en tecnología. Tardaron más de un año en mandar los Pebble a casa, pero ya lo consiguieron. Y aquí tenéis el resultado.

Después de este pequeño inciso para que conozcáis un poco más acerca de la historia del smartwatch que hoy os enseñamos, veamos un poco acerca de él:

Análisis Pebble

El Pebble, con unos acabados en plástico y correa de caucho de 22 milímetros de fácil repuesto, tiene un diseño simple pero elegante, si bien podríamos esperar algo más de su diseño, recordemos que tampoco es que contaran con un presupuesto billonario para el desarrollo, como es el caso de los grandes Google, Samsung o Apple. Tampoco tiene partes de metal que entren en contacto con la piel, así que si alguien estaba indeciso por si los clásicos relojes le daban alergia, no debe preocuparse por éste smartwatch en cuestión. Los botones, del mismo color que el reloj que hayamos escogido, también son de plástico, elegantes, de fácil pulsado por su tamaño y discretos, resaltan la elegancia geek del conjunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *